El Vallenato en Cali, La Ciudad de La Salsa

El Vallenato en Cali, La Ciudad de La Salsa

¿Cómo cambiar una campana por un güiro? O ¿Un timbal por una caja vallenata?

Es difícil pensar cómo un género musical como el vallenato, tan diferente a la cultura salsera de Cali, se ha instalado y perdurado a durante varios años en la Sucursal del Cielo. Si vamos a hablar de cómo pasó todo esto, primero tenemos que hablar de José Manuel Estrada, una de las voces que instaló el vallenato en una zona que parecía imposible de conquistar.

Todo comienza a partir del año 1973, la Sultana del Valle era el lugar de encuentro para muchas personas provenientes de otras regiones, con otras culturas y gustos diversos. Donde se mezclaron culturas de diferentes partes de Colombia y una de ellas fue la cultura caribeña. Cali se ha conocido siempre como una Ciudad servicial, atenta con las personas que vienen de otros lugares, sin embargo, habían cosas en las que sí era muy estricta, Cali ciudad de salsa.

Para las personas que venían de la región caribe les era algo difícil encajar, no tanto en su entorno social o
laboral, si no en sus gustos musicales apasionados amantes y seguidores fieles de la música y el parrandón vallenato, acoplarse en plena CAPITAL MUNDIAL DE LA SALSA, donde éste género musical se escuchaba en cada barrio, cuadra y casa de la ciudad, era un asunto difícil de lograr.

Pero hubieron dos personas que hicieron que los Costeños no se sintieran tan solos en tan inmensa ciudad, Narciso De la Hoz y Miguel Polo Sarabia, ambos costeños de Cartagena, locutores de La Voz de Cali, dirigían un programa diariamente en las tardes y los sábados, habían presentaciones de conjuntos vallenatos aficionados, donde la gran mayoría de personas que hacían parte de estos conjuntos no eran de la región caribe.

Tiempo después, cuando parecía haber ganado un espacio en un mundo salsero, estos dos locutores se instalaron en otras ciudades y en otras cadenas radiales, razón por la cual el vallenato perdió el camino que había ganado y ya poco se escuchaba en la ciudad.

Pero no todo fue malo, gracias al apoyo de Gonzalo Londoño Pineda de RCN se da inicio al programa “Festival costeño del Acordeón” donde no sólo el vallenato sonaba en la Radio, también temas del folclor sabanero y éste tuvo una gran acogida.

Así el vallenato comenzó a instalarse en la sucursal del cielo, ciudad no tanto de vallenatos y cantores, más bien de salsa y bailarines.

Deja un comentario

Cerrar menú